El dentista Ricardo Barreda, tristemente célebre por matar a su mujer, a su suegra y a sus dos hijas, permanece internado desde junio pasado en un un hospital de General Pacheco. Tiene demencia senil.

Las imágenes hablan por sí solas. Ricardo Barreda, el odontólogo que mató a su mujer, su suegra y sus dos hijas se convirtió en un “abuelo indefenso”, tal como publica en su edición de esta semana la revista Gente.

Un fotógrafo logró retratar los días de Barreda en el hospital Magdalena V. de Martínez de General Pacheco donde está internado por demencia senil y porque no tiene a donde ir.
2
Desde la muerte de Berta André, su última novia, Barreda se fue de la casa que compartían para mudarse a una pensión en Los Troncos del Talar. Sin embargo, en junio del año pasado quedó internado en el Hospital Magdalena en el partido de Tigre y ahí sigue.

“No hay día que me despierte y no sienta culpa”, le habría dicho a uno de los enfermeros del lugar. Es que el odontólogo, a sus 80 años, está completamente sólo y la culpa no lo deja en paz.