Un habitante de Posadas decidió ponerse en acción con la intención de ayudar a frenar una práctica corrupta que suele producirse en cualquier lugar del país.

El viernes por la tarde, el lector de Infobae grabó a dos agentes de tránsito que aparentemente se disponían a multar a un motoquero por girar en contramano en la rotonda de las calles Tambor de Tacuarí y avenida Corrientes en la capital misionera.

Al observar que la charla entre los inspectores y el infractor se extendía, el lector del diario sospechó que se venía un nuevo episodio de cohecho y decidió activar la cámara de su teléfono móvil para -desde una distancia prudencial- grabar todo lo que sucedía.

Cuando vio que el conductor de la moto se fue sin recibir la sanción –la infracción no dejaba otra opción que imponer una multa-, el hombre testigo decidió encarar directamente a los agentes con la cámara encendida.

Visiblemente incómodos, los inspectores primero quisieron irse del lugar -antes hubo un insulto de por medio-, luego volvieron y amagaron con llamar al 911, pero al ver que la persona que los grababa no se amedrentaba, optaron por alejarse de la zona sin decir nada.

En Posadas existe desde hace tiempo un gran conflicto entre la municipalidad y los inspectores de tránsito, que reclaman cobrar adicionales y recibir más y mejores elementos de trabajo.

Por ese reclamo, a fines de agosto y principios de septiembre, la capital de Misiones estuvo dos semanas sin agentes ni controles de tránsito. (Infobae)