La policía realiza un gran operativo y si bien hubo una explosión, fue provocada por los mismos agentes para acceder a un lugar donde no se encontraron sospechosos.

La policía alemana realiza este sábado un operativo a gran escala en la localidad de Chemnitz para investigar “la preparación de un posible atentado con bombas”, y si bien hubo una explosión, las autoridades aclaron que fue provocada por los mismos agentes para acceder a un lugar donde no se encontró al sospechoso, un joven de origen sirio.

“Estamos llevando a cabo una gran operación por la sospecha de la preparación de un ataque con explosivos”, anunció en su cuenta de Twitter la Policía de Sajonia, el estado federado en el que se sitúa Chemnitz.

El portavoz de la Oficina de lo Criminal (LKA), Tom Bernhardt, informó a través de la página de Facebook de la policía sajona que, tras el registro de un departamento, se pudieron encontrar “indicios” de explosivos, “no una gran cantidad”.

Además, reconoció que no se pudo dar con la persona a la que se buscaba, llamado Jaber Albakr, un sirio de 22 años.

Bernhardt explicó que la operación se lanzó, tras recibir información de los servicios secretos en la que se alertaba sobre el “serio peligro” que representaba el sospechoso, aunque no se brindó datos de sus posibles motivaciones.

El operativo de las fuerzas de seguridad desató cierta alarma en el área conocida como Fritz-Heckert, en el sur de Chemnitz, una zona de grandes edificios residenciales levantados durante la era comunista.

La policía, con un gran despliegue en la zona, evacuó al menos un bloque de apartamentos y pidió a los vecinos que permaneciesen “dentro de sus casas” por motivos de seguridad.

La única explosión registrada en la zona fue la que realizaron los miembros de las unidades especiales para acceder al departamento utilizado por el sospechoso, aclaró la policía.

Sajonia fue el escenario de múltiples incidentes xenófobos en los últimos meses, incluidos varios ataques incendiarios contra centros de refugiados, y es además la cuna del movimiento Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida).

Alemania sufrió dos ataques yihadistas en julio, ambos perpetrados por peticionarios de asilo, en los que murieron tan sólo los dos terroristas, pero en los que resultaron heridas una veintena de personas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.