La mediática decidió poner paños fríos a la repercusión por sus dichos y viajó a México junto a su pareja y su hija. “Estoy disfrutando de esta hermosa familia”, dijo y la criticaron.

Pasaron sólo once días desde que estalló el escándalo. Después de recibir fuertes críticas por haber justificado y defendido a su pareja tras la infidelidad, Amalia Granata y Leonardo Squarzon armaron las valijas y partieron rumbo a Cancún para alejarse de la polémica. “Estoy disfrutando de esta hermosa familia”, dijo y las críticas no tardaron en llegar.

“Pobre piba. Ni con todos los regalos y viajes del mundo te va a hacer olvidar lo que te hizo. ¡Encima embarazada!”, fue uno de los primeros mensajes que recibió la mediática tras publicar una foto en la que se la puede ver tomando sol en la Riviera Maya.

❤️

Una foto publicada por Amelie❤️ (@amaliagranata) el 14 de Sep de 2016 a la(s) 8:36 PDT

En su propio ciclo radial, Granata al 1300 que se emite por Radio La Salada, la ex del “Ogro” Fabbiani esquivó las críticas de los usuarios (al igual que lo hizo tras su paso por el programa de Susana Giménez, donde cosechó insultos como “comebilleteras” y “misógina”) y se excusó: “Estoy lejos, disfrutando de esta hermosa familia a la que voy a cuidar”.
“Estamos de vacaciones y en familia, mimándonos unos con otros bajo un sol increíble y un mar transparente que da placer. Lo necesitábamos”, agregó, sin dar a lugar a las fuertes críticas que crecen minuto a minuto. Embarazada de seis meses, la mediática regresará en los próximos días al país para seguir disfrutando de la lujosa vida que conserva en Puerto Madero tras perdonar al empresario. (BigBangNews)