Un grupo de fieles aseguró que este miércoles por la noche una estatua de la virgen de los Dolores, ubicada en la capilla del Santísimo de Santa Teresita en la ciudad de Paraná, lloró lágrimas de sangre.

El sacerdote Diego Rauch señaló que concurrirán profesionales para determinar si el líquido que brotó de los ojos de la imagen es sangre.

Desde la parroquia indicaron que el templo permanecerá abierto para que los fieles puedan acercarse y rezarle a la imagen.