En Córdoba, Bieler anotó los dos goles para el conjunto local, que así dio vuelta la serie y se medirá con Coritiba; el equipo de La Plata había ganado por 1-0 en la ida

Belgrano de Córdoba se clasificó a los octavos de final de la Copa Sudamericana al ganarle a Estudiantes de La Plata, en el desquite jugado el jueves en el estadio Mario Kempes. Claudio Bieler (el primero de penal) marcó los goles del conjunto cordobés, que dio vuelta la serie y se impuso con un marcador global de 2-1, ya que Estudiantes había ganado 1-0 el primer encuentro, en La Plata. En los octavos de final, Belgrano se medirá con el brasileño Coritiba.

Durante un buen rato, Belgrano intentó arrinconar a Estudiantes pero le costaba llegar con precisión, y en el primer tiempo sus pocas chances llegaron en una acción en la que Matías Suárez no llegó a conectar cuando sólo tenía al arquero por delante, y en una jugada preparada que Nahuel Luján definió desviado desde un ángulo cerrado. Por el contrario, fue Estudiantes el que empezó a aproximarse con escapadas cada vez más punzantes, como una llegada de Solari, que enfrentó a Olave, pero falló su remate.

El equipo de Nelson Vivas podría haber sellado el curso de la serie en el comienzo de la segunda parte, pero allí surgió Olave para impedirlo, primero para tapar un bombazo a quemarropa de Auzqui, y luego con una doble atajada sensacional, ante Marchioni y Viatri.

Sin embargo, cuando el partido parecía servido para Estudiantes, Belgrano pegó por partida doble para dar vuelta la serie. Solari metió la mano frente a un remate de Suárez, y Carrillo, que estaba cerca, no dudó en sancionar el penal que Bieler envió la red. Enseguida, con un Estudiantes desconcertado, un saque lateral largo desde la derecha cayó detrás del punto del penal, y Bieler apareció libre de marcas por la izquierda para superar otra vez a Andújar.

En los últimos minutos Estudiantes buscó el descuento que le devolviera la clasificación -habría avanzado por el gol de visitante-, pero lo hizo ya sin la claridad de otros momentos. Lucas Aveldaño vio la roja en el local por un codazo a Solari, y en la última jugada de la noche, Aguirregaray desvió el cabezazo a centímetros del arco. Así, Belgrano encontró un alivio y sigue adelante en la Copa Sudamericana, y Estudiantes se quedó con las manos vacías. (La Nación)