Horas después de que el dirigente político anunciara: “Estamos esperando un bebé y esto nos da una emoción muy fuerte”, la modelo volvió disparar con dureza: “No quería el embarazo y sale a hablar como si fuera el papá feliz”.

Ya en el tercer mes de gestación, la modelo cordobesa disimuló en todo esto tiempo su embarazo, y hasta se lo ocultó a su familia. “(Porque) si Daniel me dice: ‘No digas (que estás embarazada)’, yo no digo. Pero soy una persona que estalló, porque la mentira conmigo no va”, afirmó esta mañana Berger, en diálogo con Antonio Laje, Buenos días América.

Gisela supo que estaba embarazada tras realizarse, en soledad, un test de embarazo casero. Un atraso de dos días le “parecía raro”. Luego se lo comunicó a su pareja.

“Primero se quedó callado, serio. Y me dice: ‘Esto es una cagada’, con esas palabras, de esa manera. Yo callada, obviamente. Esperaba otra reacción de parte de él”. Sin embaro, siempre según el relato de Berger, las reacciones eran confusas. “Un día me dice una cosa, después otra, desde el principio, cuando le comunico la noticia”.

Pero, concretamente, ¿le pidió que abortara? “En tres meses hablando del tema se nombró todo los sinónimos sobre esa palabra, incluida esa (aborto). Lo primero (que le dijo Scioli): ‘Si hay algo para tomar… Para hacer que esto baje… ¿No existe algo?’. Así arranca. Fueron tres meses hablando del tema. Yo vuelvo a preguntar, porque estaba esperando otra respuesta. Hace poquito tiempo estallé y me agarró un ataque de nervios porque no lo puedo creer… no lo puedo creer, no puedo creer esto (repite una y otra vez). No sé cómo explicar, es tremendo”. (Infobae)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.