UN MAGISTRADO LIBERÓ A 18 JÓVENES DETENIDOS POR LA POLICÍA MILITARIZADA EN UNA MANIFESTACIÓN EN SAN PABLO A FAVOR DE ROUSSEFF Y CRITICÓ AL GOBIERNO DE MICHEL TEMER POR CRIMINALIZAR LA PROTESTA.

Un juez brasileño liberó a 18 jóvenes detenidos por la policía militarizada en una manifestación ocurrida el domingo en San Pablo y lanzó duras críticas contra el accionar “ilegal” de la fuerza de seguridad y el gobierno nacional de Michel Temer, al afirmar que Brasil, criminalizando la protesta, vive “días tristes para la democracia”.

“Vivimos tristes días para nuestra democracia. Triste es el país en el cual los ciudadanos necesitan soportar todo con la boca cerrada”, escribió el juez Rodrigo Tellini al liberar a 18 jóvenes que habían sido detenidos antes de la manifestación en San Pablo, donde según los organizadores hubo 100.000 personas pidiendo la renuncia de Temer y nuevas elecciones.

La represión realizada al final de la manifestación que se había manifestado en forma pacífica fue el disparador de una serie de episodios que la policía protagonizó durante el domingo, como detener a jóvenes sospechosos de preparar violencia en el acto.

La policía y el gobernador de San Pablo, Geraldo Alckmin, justificaron el accionar al afirmar que los jóvenes buscaban causar disturbios con la táctica ‘black bloc’ como forma de protesta, sobre todo romper vidrieras.

La fiscalía, la Defensoría y organizaciones como Amnistía Internacional habían protestado por el accionar policial a la manifestación ocurrida el primer domingo luego de que fuera destituida, el 31 de agosto, Dilma Rousseff de la presidencia por un juicio político en el Senado.

El juez Tellini sostuvo en su fallo: “Brasil como Estado democrático de derecho no puede legitimar la acción policial de practicar una verdadera ‘detención para averiguación’ bajo el pretexto de que estudiantes reunidos en algún lugar podrían practicar actos de violencia o vandalismo en una manifestación ideológica. Esa época, por felicidad, ya pasó”.

Aún restan la liberación de ocho menores de edad que están bajo custodia de un juez especial y se espera que se concrete en las próximas horas, informó el sitio de noticias UOL.

Uno de los abogados de los detenidos, Marcelo Feller, fustigó la detención “bajo el argumento de la futurología: hay que tener cuidado con esto porque así se entra al estado policial, la policía actúa porque sostiene que sabe que cualquier ciudadano cometerá un delito”.

La división Asuntos Internos de la policía militarizada de San Pablo anunció una investigación sobre el accionar de los policías antes y durante la marcha.

El gobernador Alckmin, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), cuyo secretario de Seguridad, Alexandre Morais, pasó a ser ministro de Justicia del gobierno actual, defendió el accionar de la policía.

“Hay depredación del patrimonio y quieren pasar el cuento de que la policía es la culpable de todo. La policía reacciona ante el vandalismo”, dijo, y comparó la marcha del domingo con las pasadas para pedir la renuncia de Rousseff.

“En esas manifestaciones a favor del juicio político no tuvimos ningún incidente”, dijo el gobernador, cuyo partido es el principal aliado del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB) del presidente Temer. (Agencia Télam)