La mujer asesinada en una casa de la localidad bonaerense de Castelar recibió nueve puñaladas en el cuerpo aplicadas con una cuchilla y los investigadores creen que el marido de la víctima, quien fue detenido y confesó el crimen ante la policía, la mató por celos, ya que sospechaba que mantenía una relación con otro hombre.

Fuentes judiciales y policiales aseguraron a Télam que la autopsia realizada al cadáver de Alejandra Marcela Polizzi (48) determinó que presentaba nueve heridas cortopunzantes, tres de las cuales se hallaban en su cuello, lo que le provocó la muerte.

Los investigadores determinaron que esas heridas fueron provocadas por una cuchilla de cocina que fue hallada en la escena del crimen.

En tanto, la sospecha de los pesquisas es que el marido de la mujer asesinada, identificado como Gustavo Javier Flores (38), mató a su mujer por cuestiones de celos.

Es que si bien se negó a declarar ayer ante la fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción Temática de Violencia de Genero del departamento judicial de Morón, Marcela D’asensao, los investigadores recibieron la declaración de distintos amigos y conocidos del matrimonio que dijeron que el hombre estaba celoso de su mujer.

Según las fuentes de la investigación, Flores recibía constantes comentarios de compañeros de trabajo que le decían que su mujer mantenía relaciones con otro hombre.

El hecho se desencadenó el miércoles cerca de las 19.30 en la casa que compartían ambos junto a su hijo de 8 años, en la calle Arturo Capdevila 1946, entre Nicolás Granada y Miguel de Unamuno, de Castelar Sur, en el oeste del conurbano.

Los pesquisas lograron establecer que en medio del ataque, la mujer alcanzó a llamar al número de emergencias policiales 911 y advirtió a los gritos “me mata, me mata”, pero no llegó a informar el lugar del hecho, por lo que no pudo ser asistida a tiempo.

Luego, el hombre llamó cerca de las 22 a los familiares de Polizzi y también al 911, a cuya operadora le dijo que su mujer había sido asesinada y cuando ésta le preguntó quien lo había hecho le contestó lacónicamente: “Yo”.

Ante esa situación, efectivos de la comisaría 3ra. de Morón arribaron al lugar, donde Flores los recibió y les aseguró “Me cansé, maté a mi mujer”.

“Esperó a la llegada de los efectivos de la comisaría de Morón y les confesó que había asesinado a la mujer”, dijo a Télam un investigador, quien agregó que mientras esperaba la llegada de los policías, se sentó frente a la televisión y se puso a mirar con su hijo una película para que se durmiera.

En las últimas horas, Flores fue trasladado al Hospital Posadas, de Haedo, donde fue sometido a peritajes psiquiátricos y psicológicos ordenados por la fiscal D’asensao.

Flores quedó alojado en una dependencia policial y en las próximas horas su detención por el delito de “homicidio calificado por mediar violencia de género” será convalidada por el Juzgado de Garantías 4 de Morón, a cargo del juez Alfredo Meade.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.