El Tribunal de Disciplina se expidió en el caso Tevez y definió suspender por tres partidos al delantero que vio la roja tras insultar a Delfino. Se perderá los juegos ante Godoy Cruz, Quilmes y Tigre.

Se fue de boca y ahora deberá purgar tres fechas. Carlos Tevez fue sancionado por esa cantidad de partidos tras insultar al árbitro Germán Delfino en la goleada de Boca sobre Belgrano. El Apache se perderá los juegos ante Godoy Cruz, Quilmes y Tige, y no podrá ser el capitán del equipo durante tres meses. Aunque sí podrá estar en el partido por los octavos de final ante Lanús, en Mar del Plata (se disputaría el 28 de septiembre, aunque aún no fue confirmado).

Justo cuando empezaba a mostrar su mejor versión tras el receso por Eliminatorias y había logrado quebrar la racha de siete partidos sin goles (el último había sido ante Cerro Porteño, el 5 de mayo, por la Copa Libertadores) Carlos Tevez vuelve a sufrir.

La tarjeta roja que le mostró Germán Delfino por un insulto derivó en una dura sanción, aunque es la mínima pena que un jugador puede recibir por exceso verbal. La sanción contra el Apache se apoyó en el artículo 185 del reglamento de Transgresiones y Penas de la AFA, que contempla un mínimo de tres partidos de suspensión por proferir insultos. Boca alentaba esperanzas de que la sanción fuera menor, en caso de que el tribunal tomara como “término descomedido” los dichos de Tevez a Delfino.

Tevez estaba jugando un buen partido. Sin embargo, a los 34 minutos, 240 segundos después de ese remate goleador, lo cruzó feo a Cristian Lema. La jugada pedía tarjeta amarilla y Delfino obró en consecuencia. Sin embargo, Carlitos se lo recriminó. Y cuando el árbitro se estaba alejando, le gritó: “La concha puta de tu hermana”. El agravio, clarito, pudo observarse a través de la televisión. El referí lo echó. Y no hubo nada para discutir, más allá de la bronca de Tevez y el resto de sus compañeros, que rodearon al juez.

El martes, Tevez había presentado en la AFA un escrito dirigido al Tribunal de Disciplina, en el que señaló que se excusaba de concurrir personalmente a declarar por sentirse mal de salud y pidió disculpas por haber insultado al árbitro Delfino.

“Me puse nervioso y me salieron esos insultos, de los cuales estoy totalmente arrepentido”, señaló Tevez en el escrito.

No es la primera expulsión de Tevez en Boca. El 4 de abril de 2002, el delantero de Fuerte Apache fue expulsado en Huracán-Boca por Juan Pablo Pompei (doble amarilla). El 16 de mayo de 2004, en un Superclásico, el que le mostró el camino de las duchas fue Sergio Pezzotta. Más recordada fue la roja que le aplicó Héctor Baldassi en las semifinales de la Copa Libertadores de 2004. El 17 de junio de ese año, en el Monumental, Tevez hizo un gol y celebró con la “gallinita”, un gesto provocador que le valió la tarjeta.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.