Un magistrado recurrió a un lenguaje llano para informar por qué se declaró la restricción de la capacidad de una mujer para llevar adelante actos jurídicos y la internación de la misma.

El juez en lo Civil, Comercial y de Familia de 4.º Nominación de Villa María, Alberto Ramiro Domenech, dispuso la restricción del pleno ejercicio de la capacidad jurídica de una mujer de 45 años (M.P.F) por afectación de su salud mental.

Asimismo, designó al padre como persona de apoyo a favor de M. P. F. para la celebración de todos los actos jurídicos vinculados con ella.

La novedad radica en que, en pos de lograr la mejor comunicación de lo decidido a esta persona con discapacidad, el magistrado introdujo en la sentencia párrafos en formato de “fácil lectura”, destinados directamente a la destinataria de la resolución.

Por medio de un lenguaje sencillo, el juez le explicó a M. P. F. aquello que motivaba la decisión y los pasos que se habían seguido. “De los papeles tuyos, y de tus cosas más importantes, se va a encargar tu papá, pero siempre te va a preguntar primero qué es lo que vos querés”, manifestó.

Luego de informarle dónde sería internada y que allí podrían visitarla sus familiares (padres, hija y nieta que M. P. F. tiene), el magistrado le dijo: “Si necesitás algo, se lo podés pedir a la gente del hogar, a tu papá, y a tus familiares. También, si querés, podés pedir hablar con una abogada o un abogado, o con el juez, si tenés alguna duda con esta carpeta”. (Cadena 3)