Corea del Norte confirmó en la televisión estatal que realizó su quinta prueba nuclear, la detonación de una cabeza atómica que puede acoplarse a sus misiles, en el día en que el país celebra el 68 aniversario de su fundación.

La detonación se llevó a cabo “con éxito”, indicó alrededor de las 13:00 (00:30, hora en Argentina), precisó la locutora Ri Chun-hee, encargada de comunicar los principales anuncios, en un breve espacio informativo especial de la televisión estatal KCTV, citado por EFE.

El ensayo atómico tuvo lugar en la base de Punggye-ri, al nordeste del país, el mismo lugar donde Corea del Norte ya hizo pruebas nucleares en 2006, 2009, 2013 y en enero de este año, que le significaron fuertes sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

La nueva prueba atómica es una “medida de respuesta a Estados Unidos y a nuestros enemigos que nos sancionaron, negando nuestro estatus de orgullosa potencia nuclear y criticando nuestras acciones basadas en el derecho a la autodefensa”, dijo la locutora de KCTV.

“Vamos a seguir reforzando nuestras capacidades para impulsar nuestra fuerza nuclear”, concluyó Ri Chun-hee.

Esta prueba nuclear habría liberado 10 kilotones de energía, según cálculos del Ejército surcoreano, lo que la convertiría en la más potente llevada a cabo hasta la fecha, y causó un sismo de 5 grados de magnitud en la escala abierta de Richter.

Corea del Norte realizó el ensayo nuclear “para evaluar la potencia de una cabeza atómica recientemente estudiada y fabricada” por los científicos norcoreanos, indicó el Instituto de Armas Nucleares de Corea del Norte, en un comunicado divulgado por la agencia estatal KCNA horas después de la detonación.

En caso de que lo haya logrado, supondría un fuerte avance en las capacidades de ataque con armas de destrucción masiva del régimen de Kim Jong-un. (Agencia Télam)