La ex presidenta Cristina Kirchner volvió a arremeter ayer contra el fiscal federal Guillermo Marijuan y se hizo eco de la denuncia de un plan regional para encarcelarla.

A través de su cuenta de Twitter, la ex mandataria afirmó que el fiscal que la investiga por la causa de la llamada “ruta del dinero K” tiene aspiraciones políticas y que mantiene contactos con los servicios de inteligencia.

Además, Cristina señaló que Marijuan no investiga otras causas con la misma intensidad con que la investiga a ella, como el caso de los Panamá Papers y el de las cuentas del banco HSBC no declaradas en el exterior. “Dos escándalos internacionales de corrupción que no movieron el amperímetro del Poder Judicial argentino, y otra vez el mismo «fiscal». Marijuan, con terminales en ex servicios de inteligencia y en político con ambición presidencial…”, escribió.

En su nueva embestida contra el fiscal, la ex presidenta también citó un artículo del diario Perfil en el que se informa sobre el supuesto ofrecimiento del fiscal al empresario detenido Lázaro Báez para que aporte datos en contra de la ex presidenta, un acuerdo que él habría rechazado. “Una confirmación de lo que pensaba. Y lo que es un secreto a voces: que un «juez» y «un fiscal» tienen presa a una persona para obligarla a decir lo que ellos quieren…”, agregó Cristina.

Por otro lado, la ex presidenta también citó un editorial del diario ecuatoriano El Telégrafo que asegura que hay en marcha un “nuevo Plan Cóndor” no encabezado por el Ejército, sino con “aparatos judiciales y mediáticos” que tiene el objetivo de meterlos presos a ella y al ex presidente de Brasil, Lula da Silva.

La diputada nacional Margarita Stolbizer (GEN) usó su cuenta de esa misma red social para ironizar sobre la teoría conspirativa. “CFK entró en su delirio tuitero. Habla de conspiración en su contra y para no ser menos involucra a Lula. El Plan Cóndor sólo pudo ser ejecutado porque había dictaduras en América latina. Hubo muchas víctimas para que se degrade en defensa de sí misma”, escribió en varios mensajes.

Además, agregó que “la potencia del delirio está dada porque en democracia un Plan Cóndor implicaría coordinación de tres poderes de varios países en contra de ella” y que “no quiere ver que Lula tiene todo el apoyo del PT, mientras que a ella se le esfuma el FPV”.