La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, decidió dar un nuevo anticipo salarial a los docentes provinciales, que podría empezar ser cobrado a partir de la semana que viene y que no obstaculiza la negociación paritaria.

El gobierno que encabeza tiene decidido dar un nuevo anticipo que va de 1.000 a 2.500 pesos, a cuenta de los futuros incrementos.

De esta forma equipara a los docentes con el resto de los empleados públicos que sí alcanzaron acuerdo salarial para el 2017.

La noticia se conoce a horas de que varios de los gremios que integran el Frente de Unidad Docente realicen sus respectivas asambleas para determinar los pasos a seguir en la negociación que aun espera encontrar un acuerdo.

Hoy cinco de los seis gremios realizan asambleas.