El dirigente kirchnerista Luis D’Elía negó hoy “tener miedo de ir preso” y responsabilizó al presidente Mauricio Macri por “promover” el juicio oral que se le sigue por la toma de una comisaría del barrio porteño de La Boca, en 2004, tras el asesinato del dirigente barrial Martín “Oso” Cisneros.

A la salida de los tribunales federales de Comoro Py, donde comenzó a ser juzgado esta mañana, el ex funcionario kirchnerista y referente del partido Miles hizo declaraciones y, lejos del arrepentimiento, dijo que volvería a tomar la comisaría para reclamar la detención del asesino de Cisneros, “que tenía protección policial” y negó “tener miedo de ir preso”.

Acompañado por un grupo de militantes de Miles, D’Elia también hizo una lectura política del inicio del juicio tras casi 13 años de la toma de la comisaría 24 del barrio de La Boca, al señalar que es “promovido por el presidente Mauricio Macri en momentos en que promueve la represión” a diversos “militantes sociales” y agregó que “necesita montar este circo para encarcelarnos como hizo con Milagro Sala”.

D’Elia comenzó a ser juzgado hoy por su participación en la toma de la comisaría 24 de La Boca el 24 de junio de 2004 para reclamar la detención del asesino del “Oso” Cisneros, con quien compartía militancia social.

D’Elía y otros dos acusados, Angel Borello y Luis Bordón, están imputados por ocho delitos, entre ellos daño agravado a bienes de uso público, atentado a la autoridad, privación ilegítima de la libertad, amenazas e instigación a la violencia.

El juicio comenzó ante el Tribunal Oral Federal 6 con la lectura de la acusación fiscal y del juez Sergio Torres, que investigó la causa, y luego pasó a cuarto intermedio hasta las 14, cuando debían comenzar a prestar declaración indagatoria.

El inicio del juicio estaba previsto para las 9.30 pero se demoró dos horas y comenzó a las 11.30 por inconvenientes en la asignación de una sala de audiencias en los tribunales de Comodoro Py 2002, ya que la dispuesta por la Cámara Federal de Casación resultó pequeña para el público que pretendió ingresar, periodistas incluidos.

Desde temprano militantes cortaron la calle sobre Comodoro Py con carteles y pasacalles en respaldo a D Elía, mientras que otros afiches sostenían que “no fue la toma de una comisaría, fue el asesinato de un compañero” y rechazaban el juzgamiento de Borello, actual secretario de Derechos Humanos de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (Ctep).