El hombre, que había pedido asilo al Vaticano, se presentó en el juzgado de Mar del Plata tras un pedido de detención.

El militar retirado Guillermo Nani quedó a disposición del juez federal marplatense Santiago Inchausti acusado de cometer delitos de lesa humanidad durante la última Dictadura.

Pese a que rige el secreto de sumario, medios locales informaron que el hombre se presentó voluntariamente en el juzgado después de conocerse que pesaba sobre él un pedido de detención, consignó La Capital de Mar del Plata.

Ante el avance de la Justicia, Nani había solicitado asilo diplomático a la Nunciatura Apostólica en la Argentina por considerarse un perseguido político, pero no se le permitió ingresar.

“Tomo esta decisión por la ausencia casi absoluta, en mi país, de garantías constitucionales y procesales para quienes tuvimos la responsabilidad de participar en la guerra contraterrorista, ordenada por gobiernos democráticos, para liberar a la Nación Argentina del flagelo del terrorismo, impidiendo que se instalara en ella un régimen de tinte totalitario comunista”, había dicho Nani en la carta.

El militar retirado pidió asilo político el mismo día en que la Conferencia Episcopal Argentina inició un plan de “reconciliación nacional” tras los hechos de violencia perpetrados durante los años 70 y la dictadura. Los obispos escucharán testimonios de familiares de desaparecidos y de víctimas de organizaciones guerrilleras.

Nani, de 71 años, combatió en 1982 en la guerra con el Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas del Atlántico Sur y participó en 1989 en la recuperación del cuartel militar de La Tablada durante el ataque del Movimiento Todos por la Patria (MTP). En aquel momento fue condecorado por el entonces presidente Raúl Alfonsín (1983-1989) “por haber defendido las instituciones”. El militar retirado devolvió una década después la distinción.