Alrededor de 6 millones de personas mueren por año en todo el mundo como consecuencia del cigarrillo, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo considera una “amenaza” para el desarrollo de las naciones.

“Como cada mayo, nos proponemos poner el énfasis en promover el cese tabáquico para los fumadores y este año, en particular, la OMS se refiere al cigarrillo como una amenaza para el desarrollo de las naciones”, explicó el oncólogo Alejandro Turek.

“El cigarrillo es un asesino serial que no diferencia sexo, raza, cultura, nivel de educación, credo, y ataca a todos por igual”, enfatizó el oncólogo.

Además, el experto vaticinó que “matará a más de 8 millones de personas por año hacia 2030 si no se toman medidas severas de control de este hábito dañino”. (NA)