El juicio a Lionel Messi por evasión de impuestos todavía no llegó a su última estación. El fiscal le pidió al tribunal Supremo que confirme la pena de 21 meses de cárcel que la Audiencia de Barcelona le impuso tanto al futbolista como a Jorge, su padre, debido al fraude fiscal.

Para el fiscal, Messi debe ser considerado responsable de los delitos fiscales por los que ha sido condenado porque no podía desconocer que debía declarar y pagar impuestos por las sumas que recibía” a cambio de explotación de sus derechos de imagen. Ese dictamen se basa en “datos válidamente probados” y en “una motivación que no resulta ilógica ni arbitraria”.

El Tribunal Supremo revisó hoy los recursos presentados por la defensa de los Messi, pero todavía no se expidió y lo hará en los próximos días. La audiencia de Barcelona los condenó por haber defraudado 4.1 millones de euros y los castigo a 21 meses de prisión, pero de todos modos no cumplirán con la pena porque es un delito menor a los dos años de cárcel y, de esta forma, es excarcelable.

El futbolista fue castigado por tres delitos de fraude a Hacienda cometidos entre 2007 y 2009. La pena es solo de un año y nueve meses de prisión porque el tribunal tuvo en cuenta la atenuante de reparación del daño, a pesar de lo cual impuso una multa de 2 millones de euros al futbolista y de 1,5 millones de euros a su padre.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.