Como ocurre con todos los videos de gatos, se viralizó en pocas horas. Es la historia de un pequeño felino que quedó atrapado en el borde de un piso 12 en un edificio de Singapur y que se rehusaba a ser rescatado pese al peligro que enfrentaba.

Voluntarios de la Sociedad de para la Prevención de la Crueldad contra los Animales de Singapur (SPCA, por sus siglas en inglés) preparon un operativo para salvar al gatito. Incluso, con la ayuda de la policía local, colocaron una manta para prevenir una posible caída.

“Los gatos y los gatitos son animales curiosos, y es un riesgo tener ventanas abiertas por posibles caídas por el simple hecho de querer cazar un ave que pase volando cerca”, indicó la organización en un comunicado. (Infobae)