El gobierno bonaerense encabezado por la gobernadora María Eugenia Vidal, dispuso que los municipios deberán, a partir de ahora, rendir cuenta mensualmente de los avances en las obras públicas financiadas por la provincia y supeditó a ese control la entrega de nuevos fondos.

Así lo establece una resolución publicada hoy en el Boletín Oficial del distrito, elaborada por los ministros de Economía, Hernán Lacunza, y de Infraestructura y Servicios Públicos, Roberto Gigante, que establece que los municipios tendrán que “acreditar el correcto avance de obra o de los programas correspondientes”.

Para eso, deberán “presentar mensualmente -plazo contado a partir del inicio de la ejecución de los trabajos- ante la repartición competente del Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos, la documentación que acredite el avance, la que debe estar debidamente refrendada por el intendente del Municipio y por el secretario de Obras Públicas municipal”.

“Una vez controlados los requisitos formales anteriormente mencionados por la repartición competente del Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos, se remitirán los actuados al Ministerio de Economía a efectos de cumplimentar el pago correspondiente”, precisa la resolución publicada hoy en el Boletín Oficial bonaerense.

La provincia de Buenos Aires se encuentra dividida en 135 municipios denominados constitucionalmente partidos, de los cuales el más extenso es el partido de Patagones, con una superficie de 13.600 kilómetros cuadrados, y, el más pequeño, el de Vicente López, de 33 kilómetros cuadrados.