El Gobierno enviará más tropas federales a la Provincia de Buenos Aires. Así lo acordó el Presidente con la gobernadora María Eugenia Vidal durante una reunión en la Casa Rosada que tuvo como eje excluyente el recrudecimiento de la inseguridad en el Conurbano bonaerense. Aunque el Gobierno evitó confirmarlo oficialmente, Clarín pudo saber de fuentes oficiales que serían unos 6.200 efectivos de la Federal, Gendarmería y Prefectura.
El acuerdo fue confirmado por la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, que ofició de vocera de la reunión en la que también estuvo su vice Eugenio Burzaco, y el ministro bonaerense Cristian Ritondo. Bullrich evitó confirmar la cantidad de efectivos y los distritos del Conurbano en los que se apostarán. Y dijo que el Gobierno los va a dar a conocer “a medida que la gente vaya viéndolos” en su zona. Sin embargo, adelantó que la intención es reforzar el Conurbano bonaerense y, en el Interior de la provincia, la ciudad de Mar del Plata.
Aunque en el Gobierno intentaron bajarle el tono a la cita y la enmarcaron entre las reuniones “habituales” que se realizan por el tema, el encuentro fue sorpresivo: al menos la Casa Rosada decidió no oficializarlo hasta que Macri ingresó al encuentro.
Además, se da en un momento en el que tanto Nación como Provincia necesitan dar respuestas concretas ante el recrudecimiento del delito en el Gran Buenos Aires. Y a sólo una semana de la marcha al Congreso que, bajo el lema de #ParaQueNotePase, organiza un grupo de familiares de víctimas de delitos.
Bullrich contó que ambos gobiernos trabajaron en el “rediseño estratégico y en cómo se van a mover las fuerzas federales en la provincia”.