EL JUEZ FEDERAL JULIÁN ERCOLINI SERÁ EL ENCARGADO DE INVESTIGAR SI EL EX PRESIDENTE CARLOS SAUL MENEM INCURRIÓ EN EL DELITO DE “FALSO TESTIMONIO” AL DECLARAR COMO TESTIGO, DE MANERA ORAL Y POR ESCRITO, EN EL MARCO DE LA CAUSA AMIA.

La denuncia contra el ex jefe de Estado había sido presentada el viernes por los titulares de la Unidad Fiscal de Investigación del atentado a la AMIA, pero como lo hicieron después del horario estipulado para radicar denuncias, fue sorteada a primera hora de este lunes.

La denuncia contra Menem se produjo luego de que el senador por La Rioja se mostrara como un “testigo reticente” a aportar información durante la declaración que se le tomó en su despacho de la cámara Alta, incluida la ampliación que se le realizó por escrito, según informaron fuentes judiciales.

“No sé” y “no recuerdo”, fueron las respuestas más utilizadas por el ex mandatario ante las consultas realizadas por los fiscales Roberto Salum, Sabrina Namer y Leonardo Filippini, tanto cuando lo visitaron en el Senado como cuando le enviaron un pliego de 25 preguntas escritas.

Sin aportar información puntual, el ex mandatario sostuvo que “no hubo ningún acuerdo nuclear” con Irán, país de origen de los únicos imputados por la justicia argentina como autores intelectuales del atentado cometido en 1994.

“¿Qué información recibió respecto del atentado por parte de la Secretaría de Seguridad y Protección a la Comunidad de la Presidencia de la Nación, creada por decreto el 19 de julio de 1994? ¿está dicha información documentada?”, fueron algunas de las preguntas que le hicieron.

Esa consulta remite al día siguiente del atentado, cuando Menem admitió fallas en la seguridad argentina y creó una Secretaria que tuvo como primer objetivo intervenir en el tema, pero que nunca informó resultados de su trabajo.

Desde el comienzo de la investigación, el papel de la Policía Federal -encargada de la custodia del edificio de la AMIA- y de la ex SIDE -que ya investigaba posibles células terroristas iraníes desde el atentado a la Embajada de Israel, en 1992- quedó bajo sospecha.

Cuando se produjo el atentado, el titular de la SIDE era Hugo Anzorreguy, quien al igual que Menem, está siendo sometido a juicio oral por el presunto desvío intencional de la investigación del atentado contra la mutual judía.

En ese sentido, Menem, sí dijo recordar que le había encomendado a Anzorreguy que investigara el atentado, aunque no aportó información precisa sobre las instrucciones que le dio y sobre los resultados del trabajo de los servicios de inteligencia.

En el juicio oral por el encubrimiento del atentado a la AMIA, que ya lleva 50 audiencias, se investiga la creación de una pista falsa para desviar la responsabilidad hacia la Policía Bonaerense y el abandono deliberado de la denominada “pista siria”, que incluía a hombres cercanos al ex presidente.

Los fiscales de la UFI AMIA le habían enviado el pliego de preguntas a Menem tras ir a verlo el 27 de mayo al Senado, luego de que en el marco de otra causa judicial el ex mandatario dijera que tenía información sobre el atentado, algo que sus abogados repitieron en el juicio por el encubrimiento.

La decisión de tomarle declaración a Menem en el Senado, y también por escrito, se produjo luego de que el juez federal Carlos Villafuerte Ruzo le tomara testimonio de esa forma en el marco de la causa que investiga la muerte de su hijo Carlos Menem Jr, en 1995. (Agencia Télam)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.