El cura Juan Viroche, quien había realizado varias denuncias contra el narcotráfico en la zona de la localidad tucumana de La Florida, fue encontrado hoy ahorcado dentro de la capilla a su cargo y se investiga si se trató de un crimen o un suicidio, informaron fuentes judiciales y policiales.
La causa quedó a cargo del fiscal Diego López Ávila, quien dijo que “todo indicaría que se trató de un suicidio”, mientras que el fiscal general ante la Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán, Antonio Gómez, que investiga el tráfico de drogas en la región, afirmó que es “inconcebible” que el sacerdote se haya matado.
“No soy profeta de calamidades pero esto está poniéndose muy feo”, había escrito días atrás el propio Viroche (47) en su muro de Facebook.
Según las fuentes, el cura fue hallado muerto esta mañana, colgado de una escalera, dentro de la sacristía de la Parroquia de Nuestra Señora del Valle, ubicada en La Florida, unos 70 kilómetros al este de la capital tucumana.
“En el lugar donde esta persona fallece no había signos de violencia. Tenía una puerta que estaba cerrada y trabada por el lado de adentro con un mueble. Las otras aberturas que hay estaban todas cerradas desde adentro”, explicó el fiscal López Ávila.
Para el instructor judicial de la causa, “no hay indicios de violencia en su cuerpo o algo que haga suponer que podría haber tenido algún tipo de altercado con alguien” y “tampoco hay signos de que el cuerpo del sacerdote haya sido izado para simular un ahorcamiento”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.