Es una de las conclusiones a las que arribó el ministerio de Energía luego de la audiencia pública

Tras dos días y medio de audiencia pública para definir el aumento del valor del gas domiciliario, el ministro de Energía comenzó a trabajar en el nuevo marco tarifario y también en algunas de las alternativas de cambios que se plantearon en la Usina del Arte.

Juan José Aranguren se reunirá esta tarde con su gabinete para analizar las principales demandas de los expositores en el encuentro que se realizó el fin de semana e instrumentar finalmente el aumento.

“Se producirá un informe para que se reflejen todas las demandas en los próximos 10 días, y luego, dentro de los 30 días, se emitirá el comunicado definitivo que será la base para las decisiones de política tarifaria que se van a tomar a partir de esta audiencia”, informaron a Infobae fuentes del Ministerio de de Energía. Se calcula que las nuevas facturas comenzarán a llegar a los usuarios residenciales en los primeros días de noviembre, una vez que se apruebe la Revisión Tarifaria Integral (RTI), con los valores incrementados.

El Gobierno defendió su última propuesta de incremento para las tarifas de gas. Esta implica un aumento del 203% en promedio. “El 40% de los hogares, en vez de pagar $107 que sería la tarifa promedio, tienen que pagar $300 por mes porque deben comprar la garrafa de gas licuado”, manifestó el ministro al cierre de la Audiencia Pública en la Usina del Arte, en el barrio de La Boca.

Después de presenciar los casi tres días de debate -hubo mas de 420 expositores- el ministro destacó que “todo lo que se ha escuchado en la audiencia se va a considerar”.

“Habrá cambios en la propuesta de aumento original del gas, que se irán anunciando y estarán en línea con lo que manifestó el ministro en la conferencia de prensa que dio al fin de las exposiciones en la Usina del Arte”, dijo a Infobae una fuente cercana al Ministerio de Energía. “Entre esos cambios habrá una modificación de los requisitos para acceder a la Tarifa Social del Gas, en particular aquel vinculado con la tenencia de un auto de más de 15 años de antigüedad.

La normativa vigente establece que quedan excluidos de acceder a la Tarifa Social del Gas aquellos propietarios de autos cuyos modelos tengan más de 15 años de antigüedad. Ahora, la fuente aseguró a Infobae que ese requisito se eliminará.

Los criterios a partir de los cuales una persona puede ser excluida de la Tarifa Social son además:

-Registro de propiedad Inmueble: quedarán excluidos aquellos titulares de más de una vivienda.

-Embarcaciones y aeronaves de lujo: Los hogares de sus propietarios quedarán excluidos.

También quedarán imposibilitados de acceder los beneficiarios del Programa Hogar, de garrafa subsidiada (actualmente brinda una cobertura a 2, 8 millones de hogares).

ENTIDADES Y CLUBES DE BARRIO

El beneficio de la Tarifa Social del Gas se extendió a los centros asistenciales públicos; entidades educativas públicas de cualquier nivel; entidades religiosas; asociaciones civiles sin fines de lucro, asociaciones sindicales, gremiales o mutuales que realicen en el domicilio de consumo actividades de índole social (institutos, comedores comunitarios, centros de recuperación, etc.) y las entidades públicas nacionales, provinciales o municipales, en tanto no desempeñen actividades comerciales y/o industriales.

En los clubes de barrio, la secretaría de Deportes implementó un subsidio para aquellas instituciones que cuenten con hasta 2.000 socios, hasta tanto se reglamente la Ley 27.098 de “Régimen de Promoción de los Clubes de Barrio y de Pueblo.

Con respecto a los la situación de los clubes de barrio, Juan José Aranguren destacó que “faltan reglamentar dos leyes que fueron promulgadas a fines del año pasado, la Ley de Entidades de Bien Público y la de Clubes de Barrio, pero lo vamos a hacer en poco tiempo”, prometió.

La fuente consultada agregó que “también habrá modificaciones en los aumentos de tarifas para las pequeñas y medianas empresas”.

Aranguren manifestó el sábado en conferencia de prensa en la Usina del Arte que “en el caso de las pymes habrá que reformular los puntos comprendidos en la resolución de abril pasado y lo vamos a analizar en base de las presentaciones que hayan hecho sus representantes. El objetivo es lograr un sistema más sustentable que permita al mismo tiempo que recuperamos los costos de importación, para que haya más argentinos que tengan acceso a las redes de gas”.

LA ASIGNATURA PENDIENTE

El tema que no aclaró el ministro en el debate por la tarifa del gas fue el vinculado con la determinación del precio que se paga en boca de pozo a las petroleras que tienen la concesión de los yacimientos.

Aranguren no explicó cómo determinó que el millón de BTU que hasta el año pasado se pagaba USD 2,60 tenga que subir a USD 6,80 en 2019 y que ese aumento lo paguen los consumidores.

El Gobierno por ahora decidió no dar la información sobre el cálculo de ese costo -representa el 70% del consumo de las familias, dado que el 30% restante proviene del mercado internacional- sin subsidio.

El problema surge porque el valor proyectado no está relacionado con lo que le cuesta a una petrolera extraer el gas del yacimiento en el país, sustancialmente más alto, tampoco con el costo del importarlo de Bolivia, a unos USD 5 el millón del BTU, aunque se ubica muy cerca de lo que se paga por el importarlo por barco (GNL) y que luego se regasifica en tierra.(Infobae)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.