El secretario general del gremio de Canillitas, Omar Plaini, dijo que “de parte del Gobierno hay un ataque a la dirigencia sindical injustificado”.

“El sindicalismo pone arriba de la mesa la conflictividad social. Antes era la herencia recibida, ahora la dirigencia sindical y alimentan todo el tiempo el todos contra todos, así no vamos a resolver los temas de la Argentina. Bajemos los decibeles, que el Gobierno llame a dialogar”, agregó.

El dirigente gremial criticó al presidente Mauricio Macri porque “si no da precisiones al hablar de mafias descalifica a la política. Si hay una mafia sindical que la denuncie, no es una actitud responsable de un Presidente andar denunciando”.

“Los políticos tienen buscar achicar la desigualdad y evitar que existan las asimetrías”, concluyó.

Plaini, cruzó a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, por sus críticas a los dirigentes gremiales y afirmó que “su accionar en la política ha sido muy confuso”, al a vez que le pidió que “deje que los sindicatos actúen libremente”.

“Le diría a la ministra de Seguridad, que fue ministra de Trabajo, que su accionar en la política ha sido muy confuso, le bajó el salario a los jubilados, a los empleados públicos, que pasó por todos los partidos políticos, que deje de descalificar, que deje que los sindicatos actúen libremente”, sostuvo el secretario administrativo de la CGT.

El también diputado nacional rechazó de esta manera las declaraciones de la funcionaria del Gobierno, quien resaltó que “la lógica es que el sindicalista viva como el trabajador con más salario de su gremio” y se quejó de que “en la Argentina ha habido un abuso del cargo” por parte de los dirigentes obreros.

“Rendimos cuentas cada cuatro años. Si algún estatuto hay que modificarlo, que se modifique”, manifestó Plaini.

Y agregó: “Si hay un sindicalismo respetado en el mundo, es el argentino, porque no es un sindicalismo solamente de conflicto. Todos los días abrimos la puerta y damos salud, educación, formación profesional, hoteles turísticos, campings y recreación”.

En ese sentido, insistió en que “el sindicalismo argentino es de gestión y administración” y se mostró molesto porque “se estigmatiza el tema sindical y a veces se toma a tres o diez referentes y a partir de ahí se generaliza”.