Un jubilado que se acercó a la sede del PAMI local contó que ni él ni su esposa tienen médico de cabecera y que deberá pagar para que lo atienda un profesional.

“El año pasado tenía médico pero ahora no y lo mismo le pasa a mi mujer. Así es imposible conseguir una receta para tener los medicamentos que necesitamos”, explicó el hombre que irrumpió en una conferencia de prensa que realizaban los delegados en la sede de la obra social y narró su malestar.

“Vamos a ver hasta dónde llegamos de esta manera porque tenemos que pagar todo de nuestro bolsillo y no nos alcanza”, señaló el jubilado en diálogo con De La Bahía Noticias.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.