La primera dama cautiva con su elegancia y distinción en cada aparición pública. Amante de los diseños nacionales y outfits monocromáticos, prefiere los buenos zapatos a las joyas; y la simpleza a la ostentación. Embajadora del estilo ‘sexy chic’, acompaña sin opacar al presidente Mauricio Macri. El detalle de sus piezas fetiches

Desde su llegada al mundo de la política, en su rol de primera dama acompañando al presidente Mauricio Macri, Juliana Awada no dejó de sorprender con su estilo ‘sexy chic natural’, que logró convertirla en una verdadera primera dama de la moda. La simpleza y distinción fueron su sello más característico.

El minimalismo es el protagonista en cada uno de sus outfits. Y como buena referente de estilo tiene sus aliados incondicionales a la hora de vestirse. Las prendas básicas son sus piezas fetiches: camisas, tapados oversized, pantalones y sus clásicos stilettos que se diferencian por las texturas y los detalles de diseño.

Catalogada como “una de las mujeres más elegantes del mundo” según la revista Vogue, Juliana se adapta a los distintos ámbitos y momentos del día: entre prendas muy femeninas, a las que acompaña con peinados y un maquillaje “no make up” que la proyectan con una imagen sin estridencias.

China. Con los monjes budistas en el Templo Lingyin.

Una foto publicada por Juliana Awada (@juliana.awada) el 3 de Sep de 2016 a la(s) 5:40 PDT

Además, Awada también sigue una línea en cuanto a la silueta: elige prendas que la envuelven con caída, evitando los extremos de indumentaria ajustada y excesivamente holgada.

Otra de las claves de su vestuario es que en cada oportunidad prioriza las firmas locales, algo que la distingue de otras mujeres del mundo de la política. Entre las marcas más recientes figuran: El Camarín, Gino Bogani, Jazmín Chebar, Menage á Trois, Gabriel Lage, Roma Remón y su propia firma, Awada.

La reconocida asesora de imagen y moda Matilda Blanco la describió como una de las mujeres más chic de Buenos Aires y aseguró que “entiende los códigos de la moda, y brinda un aire fresco al vestuario protocolar de las primeras damas”.

El diseñador top Benito Fernandez la definió como una mujer “con un estilo propio que es reconocible y marca tendencia”. Awada es diseñadora de indumentaria y cada outfit ratifica esa pertenencia.
awada

La asunción del presidente Mauricio Macri marcó el camino de lo que sería su estilo. Enfundada en un vestido de cóctel crudo con corte a la cintura, cuello redondo y mangas tres cuartos -confeccionado por su marca homónima – acompañó con stilettos off-white, regalo de una amiga, y clutch al tono, además de unos diminutos aros de brillante.

Con la llegada de la primavera y la temporada de verano, Juliana intercambia los stilettos por sandalias altas en tono negro.

Palazzos: de seda o crepe en los clásicos negro o blanco. En pocas ocasiones se anima al rojo o alguna pieza rayada. Pero también pueden ser tobilleros, como en la entrega de los premio Bunge y Born, una prenda de su firma familiar.

En junio pasado, en su gira por Colombia y fiel a su estilo inmortalizó su visita con un look “chic sin esfuerzo”. Tuvo una “agenda paralela”; recorrió el centro de primera infancia “De Cero a Siempre” en Bogotá y el taller de artesanos “Hechizo”, con un total look white, deslumbró con su sencillez con un palazzo tobillero amplio.

Durante el corte de cinta roja del ArteBa 2016 impactó con un conjunto monocromático en color vizón diseñado por la firma “El Camarín”. Un pantalón con caída impecable, combinado con una camisa de mangas largas de encaje y transparencias, en los pies: stilettos.

Jeans: es una enamorada de esta prenda para los eventos más descontracturados. Suele combinarlos con tapados holgados y zapatos abotinados con plataforma, destilando frescura y desenfado.

Acompañó a Mauricio Macri al encuentro del Foro Económico Mundial y aprovechó para recorrer Davos, un pueblo en los Alpes suizos. En su primera salida, optó por una camisa blanca, un chupín de jean negro, un saco oscuro con solapa de piel, pelo semi-recogido y muy poco maquillaje.awada1

También se inclinó por lucir jeans de corte ‘relajado’ y camisas estampadas en una visita a los deportistas argentinos en la Villa Olímpica, en la previa a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Vestidos: Juliana Awada es una mujer super femenina y éstos son su prenda comodín en sus diferentes versiones -cortos, con o sin detalles, asimétricos con flecos, mangas- dentro de las reglas del protocolo sin perder el aura personal.

Awada también deslumbró cuando recibió a la esposa del vicepresidente de los EEUU, Joseph Biden en la residencia de Olivos, vestida de negro de seda con mangas tres cuartos acampanadas y cuello cerrado.

El presidente Mauricio Macri junto a Juliana recibieron en su residencia “Los Abrojos” a los integrantes de la banda de rock británica, The Rolling Stones.
El negro es un tono recurrente en el guardarropas de Juliana, y sobre todo en los vestidos de noche de líneas netas y minimalistas.

Sacos: negros, gris y off white. Son el perfecto complemento para sus outfits de invierno como lo hizo en los festejos del bicentenario en Salta con un abrigo de crepe de lana, doble cuello y detalles en micropasamanería en cada costura interna y externa en tono azul poudre del maestro Gino Bogani.

Ausencia de accesorios: sólo usa un reloj y aros de brillantes. Para destacar sus outfits elige sobres o clutchs a tono con detalles en piedras o sobrios. También innova con joyas de autor como lo hizo con la escarapela del diseñador Celedonio Lohidoy durante los festejos del Bicentenario.

No make-up: Posee su maquilladora personal desde hace varios años. Se trata de Estefanía Novillo, quién es la encargada del efecto “natural” que hace gala en cada aparición pública. Piel luminosa y radiante con sombras neutras, boca en tonos nude, máscaras de pestañas y cejas perfectas. Ideal para destacar sus hermosas facciones naturales.

Por la noche, lo que modifica es la intensidad en los ojos que los realza con sombra gris para la profundidad y un delineado líquido para otorgarle definición a la mirada.

Peinado: tiene tres clásicos: cola de caballo, recogido o suelto con media cola pero siempre de manera ‘relajada’, sin spray ni armados.
awada2
Fuente: Infobae