CON EL CASAMIENTO DE FRANCISCO Y LUCA, ROMA SE SUMA FINALMENTE A OTRAS GRANDES CIUDADES ITALIANAS DONDE SE HABÍAN CELEBRADO UNIONES CIVILES.

La alcaldesa de Roma Virginia Raggi celebró este sábado la primera unión civil gay en la capital italiana, luego de la aprobación, este año, de la ley que regula ese tipo de uniones y que había sido cuestionada por el Vaticano y sectores de la centroderecha local.

Vestidos ambos con camisa blanca, chaleco gris y un sombrero violeta con una pluma roja, Francisco Raffaele Villarusso y Luca De Sario se convirtieron este sábado en la primera pareja de hombres homosexuales en ser unidos bajo la nueva norma en la Ciudad Eterna.

Juntos hace seis años, según declararon a la prensa incluida Télam que junto a decenas de curiosos esperó que dieran el sí fuera del Campidoglio (una de las siete colinas de Roma y actual sede del gobierno comunal), aseguraron “estar felices porque esta es una fiesta del amor”.

“Cuando hicimos el pedido, en junio, había más de 100 parejas en lista de espera. Sabemos que con esto abrimos un camino: ya hay más de 400 pedidos”, agregaron.

“Los veo emocionados y justamente, este es un momento importante: nace una nueva pareja y una nueva familia”, les dijo Raggi.

“Les deseo una vida intensa. Vayan adelante con la frente alta y diviértanse. El secreto es divertirse”, los animó la alcaldesa.

Con el casamiento de Francisco, pintor de 43 años, y Luca, bailarín de 30, Roma se suma finalmente a otras grandes ciudades italianas donde se habían celebrado uniones civiles como Milán, Turín y Bologna.

En pareja hace seis años, viven juntos hace cinco, decidieron unirse en Roma tras la aprobación -en mayo pasado- de la ley que regula este tipo de uniones, conocida en Italia como “DDL Cirinna”, por la senadora del Partido Democrático que la impulsó.

La de este sábado se convirtió en la primera unión civil entre homosexuales celebrada en Roma con la ley que entró en vigencia en junio, justamente días antes de la asunción de la nueva alcaldesa, que inició sus funciones al frente de la Ciudad Eterna tras ganar la elección el 19 de ese mes.

Al dar el sí con la nueva norma, ambos se comprometen a darse asistencia mutua moral y material, además de convivir. Pero no están obligados, como sí en los matrimonios heterosexuales, a la fidelidad recíproca.

La ley que habilitó este tipo de uniones había sido duramente rechazada en su redacción original por el Vaticano y sectores de centroderecha y asociaciones profamilia, ya que incluía un polémico artículo sobre la adopción por parte de las parejas gays del hijo previo de alguno de sus miembros.

El domingo, en tanto, se celebrará, aunque sin la presencia de Raggi, la primera unión entre dos mujeres.(Agencia Télam)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.