Claudia Agustina Guzmán, la mujer de Darío Badaracco, el principal acusado por el femicidio de Araceli Fulles, quedó imputada y confesó que su marido la obligó a mentir respecto de las fechas del caso.

Me obligó a decir que estuvimos juntos esos dos días, pero yo estaba de viaje“, dijo Claudia Agustina Guzmán, la mujer de Darío Badaracco, el principal acusado por el femicidio de Araceli Fulles.

Lo hizo luego de que la fiscal la imputara y llamara a indagatoria. La mujer, de 28 años, con quien Badaracco tiene cuatro hijos, explicó que mintió porque el acusado se lo pidió.

En su declaración también dio detalles de la relación que mantenían. “Teníamos muchos problemas a pesar de que teníamos cuatro hijos. El 2 de abril hablamos y me mandó una foto en la que se lo veía drogado. Le dije que no me venga a ver a así y que no quería que los nenes lo vieran de esa manera“, contó la mujer.

Además, contó que los días posteriores (ya consumado el crimen), “cambió a una conducta positiva“. “Estaba muy presente con la familia, los hijos, conmigo”, dijo.

En un fragmento de la declaración Claudia Guzmán contó que Badaracco le pidió si podía averiguar con albañiles “cuánto salía hacer una losa“.

Sobre el lugar de la vivienda donde apareció el cuerpo de Araceli, Guzmán dijo que “no era un lugar de la casa que se frecuentaba. la última vez que fuimos fue en el bautismo de mi hija el año pasado”, explicó.