Mientras que en el quinquenio 1965-1970, la esperanza vida de las argentinas al nacer alcanzaba los 69 años, hoy supera los 80 y el sexo femenino vive, así, un promedio de once años más.

Si bien el crecimiento de la expectativa de vida de las mujeres ha sido exponencial, mucho mayor ha sido su contribución a la economía familiar, gracias a su aporte de ingresos, mayor grado de profesionalización y su cada vez más marcada presencia en puestos de decisión dentro de las empresas.

“Lo anterior, sumado a su rol dentro de la amplia variedad de modelos de familias (monoparentales, con padres a cargo o con único ingreso, por mencionar algunos), ubican a la mujer en un lugar de gran relevancia, que demanda una protección actualizada a esta realidad”, sostuvo un estudio del Instituto Asegurador Mercantil. (NA)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.