La justicia de Morón concedió el beneficio del dos por uno al padre Julio César Grassi, cuya condena a 15 años de prisión por abuso sexual había sido confirmada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación el 21 de marzo pasado.

La Justicia de Morón confirmó que el sacerdote Julio César Grassi, condenado a 15 años de prisión por el delito de abuso sexual de menores, estará preso al menos hasta agosto de 2026, mientras le redujo la pena original en dos años y medio al aplicarle el “2 x 1” a los meses que estuvo detenido sin condena firme.

Días después que la Corte Suprema de Justicia ratificara el fallo que condenó al religioso a quince años de prisión, el Tribunal Oral Criminal 1 de Morón, el mismo que lo sentenció en primera instancia, realizó un cálculo de la pena a cumplir.

El tribunal determinó el viernes pasado que a Grassi le resta cumplir aún nueve años, cuatro meses y 20 días de condena, por lo que estará detenido hasta el 10 de agosto de 2026.

De acuerdo con la resolución, en el momento de ser emitida, Grassi lleva cumplido tres años, nueve meses y veinte días de su condena, lapso que se computa como “dos por uno” por ser cumplido antes de que la sentencia quede firme.

El abogado querellante Juan Pablo Gallego calificó la resolución como “una burla” a lo resuelto por la Corte y aseguró que apelará la decisión, mientras que consideró que no corresponde la aplicación del “2 x 1”, porque la legislación que la sustentaba ya fue apelada.

El letrado, que denunció que Grassi formó un “loft” en la prisión merced a dádivas en las que utiliza donaciones a la Fundación “Felices los Niños”, advirtió que la pena del cura podría reducirse aún más por “buena conducta”.

“Estamos viendo lo que puede pasar si liberan a un monstruo”, expresó en alusión al crimen de la joven Micaela García, en la ciudad de Gualeguay, que tiene como principal sospechoso a Sebastián Wagner, un hombre que fue beneficiado con reducción de condena, cuando cumplía una sentencia por dos violaciones.
(Minuto Uno)