Admitió que adeuda dinero a la seguridad social pero dijo que “se encontraba un plan de pago vigente” que “no se siguió ejecutando” por las medidas de Casanello

Lázaro Báez adelantó hoy a la Justicia la posibilidad de acogerse a la moratoria fiscal, que lanzó el gobierno de Mauricio Macri, por supuesta evasión de los aportes jubilatorios de sus empleados. Así lo informó la agencia DyN.

El titular de Austral Construcciones SA compareció en declaración indagatoria ante el juez en lo penal económico Ezequiel Berón de Astrada y le pidió que “libre oficio a la AFIP” para que “informen sobre la factibilidad de adecuarse a la nueva ley por parte de las empresas involucradas”.

Báez admitió que adeuda dinero a la seguridad social pero aseveró que “se encontraba un plan de pago vigente” que “no se siguió ejecutando” porque el juez federal Sebastián Casanello “trabó e inhibió las cuentas de toda empresa que pudiera tener vinculación conmigo”.

Báez permaneció más de dos horas en el juzgado, acusado de no haber pagado unos 33 millones de pesos de cargas sociales de los trabajadores de las 16 empresas del conglomerado de firmas santacruceñas.

Al salir de la indagatoria, fue trasladado de nuevo al penal de la localidad bonaerense de Ezeiza en el que cumple prisión preventiva.

Báez está imputado del supuesto delito de “apropiación indebida de recursos de la seguridad social”. Se trata de aportes previsionales desde 2010 que habrían sido eludidos por las empresas para canalizar ese dinero a otros destinos.

En esta causa también fueron citados a declaración indagatoria los hijos de Báez: Martín, que compareció el miércoles pasado, y Leandro y Luciana, que deberán presentarse la semana próxima, además de otras 25 personas, entre directivos y representantes legales de las compañías.