Un ciudadano boliviano de 50 años fue condenado un año y medio de prisión en suspenso por golpear a su hija adolescente de 16 años y a su novio de 30, mientras que otro hijo que lo ayudó en la agresión fue condenado a un año de trabajo comunitario.

El hecho ocurrió el 15 de enero de 2016 cuando el padre y su hijo encontraron a la adolescente junto su novio y le dieron a este último una brutal golpiza y le robaron, luego, el padre también le pegó a la adolescente.

En lo que respecta al hermano de la adolescente, el magistrado le formuló cargos por lesiones graves y robo simple.

Producto del ataque, el novio terminó con una fractura en un brazo, por lo que tuvo que ser enyesado, mientras que las heridas que sufrió la adolescente no superaron el mes, por lo que para la ley son lesiones leves.

En lo que respecta al padre de la joven, su defensora Natalia Peloso, señaló que el hombre se comprometió a realizar 100 horas de tareas comunitarias en la institución que le sea designada, por el término de un año y medio. (NA)