Macri se reunió con el titular de Fútbol para Todos, Fernando Marín, en la Casa de Gobierno, con la presencia del secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis, bajo cuya responsabilidad está este programa creado durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Si bien los funcionarios no hicieron declaraciones a la prensa, fuentes oficiales confirmaron la disolución de FPT desde enero próximo por lo cual la AFA o los clubes podrán negociar la transmisión de los partido con cadenas locales o internacionales.
Por estas horas algunos dirigentes amenazaron con parar el fútbol por descuentos en los ingresos del mes de octubre y que el vice de la Comisión afista, Javier Medín, muy cercano a Macri, justificó en las deudas de los clubes con la AFA y en el subsidio que las instituciones de Primera les dieron al ascenso.

La semana pasada De Andreis, en contra de los reclamos de los clubes de incrementar la suma acordada, ratificó que el Gobierno aportará sólo los 1.850 millones de pesos firmados para todo el presente año.
Incluso, el funcionario, en dirección a los clubes, declaró que “es muy fácil salir a reclamarle al Estado que sea una suerte de ambulancia del despilfarro de la AFA”. Si los clubes dejan de financiarse a través de la deuda con AFA todo se solucionaría en un 80 por ciento”, afirmó el secretario general, antes del encuentro de la fecha.