Como escala previa a su desembarco oficial por China y Japón, Mauricio Macri ya está en Dubai para reunirse con el Vicepresidente y Primer Ministro de Emiratos Árabes Unidos.

En esa cita Macri estaría acompañado por parte de la comitiva: el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó y los gobernadores Alberto Weretilneck (Río Negro), Sergio Uñac (San Juan) y Gerardo Morales (Jujuy) y los ministros Juan José Aranguren (Energía), Rogelio Frigerio (Interior) y Guillermo Dietrich (Transporte).

El objetivo es el mismo que viene acuñando desde que arribó a la Casa Rosada: tratar de captar alguna iniciativa de inversión para la Argentina que ayude para el largamente anunciado -y postergado- despegue de la economía. En Dubai, esas inversiones que ansía el Gobierno llueven: entre otras obras, actualmente se está construyendo un barrio de 8 millones de metros cuadrados, con 39 mil departamentos y casas y 22 hoteles.

El Presidente pisó Dubai poco antes de la medianoche hora local (en Argentina son siete horas menos) en un vuelo regular de Emirates junto a su esposa, Juliana Awada y a su hija menor, Antonia. La estadía será corta, menos de 24 horas. “No es una visita, es una escala”, se anticipó la canciller Susana Malcorra.

Aquel primer acercamiento con Dubai ocurrió en marzo, cuando Macri recibió en la Casa Rosada al Sheikh Ahmed Bin Zayed al Nahyanes, miembro de la familia que gobierna Abu Dhabi, y dueño del manejo de 650.000 millones de dólares que surgen de negocios petroleros. También se había reunido con la ministra de Estado de los Emiratos Arabes, Reem Al Hashimy.

El Ejecutivo está tratando de cerrar distintos convenios. En particular le interesa un proyecto para que se pueda utilizar la plataforma comercial de Dubai como trampolín para vender los productos argentinos en Medio Oriente. Se especula, además, con una apuesta de un Fondo de Inversión para obras de infraestructura en el país..

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.