La disputa entre los clubes de la Liga del Sur y la policía por cantidad de efectivos por partido y la elaboración de operativos en cada fecha no es nueva. Pero por estas horas los dirigentes han manifestado que estos problemas han colmado su paciencia.

La queja más grande es la elevada cantidad de uniformados que le están solicitando en algunos encuentros que llevan solo público local. En la reunión de Consejo Directivo de anoche, varios Consejeros se sorprendieron con el cambio de postura de los jefes policiales y hasta esgrimieron la chance de parar el fútbol si no hay un cambio radical.
Según expresaron, en una reunión entre representantes de todas las instituciones que se dio a principio de año y hace poco más de un mes la seguridad (estuvieron todos los comisarios y máximas autoridades) se comprometió a poner un máximo de 16 efectivos en los partidos donde no haya visitantes.

Marcelo Osores, Presidente de Huracán, manifestó que para jugar este fin de semana le pidieron 24 policías y en el anterior de loca, también en escenario de La Armonía como pasado mañana, el operativo constó de 32 hombres. Esta situación ya le ha pasado a otros clubes.

El Presidente de la Liga del Sur, Dámaso Larraburu dijo que le manifestará este malestar de los clubes al Comisario Mayor Gustavo Maldonado (Jefe de la Departamental) para que exista una solución porque de esta manera cada club pierde mínimo 4 mil pesos por fin de semana y complican sus finanzas.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.