Máximo y Florencia Kirchner, hijos de la expresidenta Cristina de Kirchner, apelaron los procesamientos en su contra en el marco de la causa “Los Sauces” donde se los considera integrantes de una asociación ilícita destinada a recibir dinero ilícito proveniente de empresarios beneficiados con obra pública durante el kirchnerismo.

Fuentes judiciales informaron que los hijos de la expresidenta apelaron lo que resolvió en primera instancia el juez federal Claudio Bonadio.

Carlos Beraldi, abogado de los jóvenes y quien también defiende a la exmandataria, criticó que Bonadio resolvió sus situaciones y luego se declaró incompetente para enviar el caso al juez Julián Ercolini por conexidad con la causa “Hotesur”.

En ese sentido, los hijos de la expresidenta acusaron al magistrado de haber hecho “un mero montaje judicial para lograr alto impacto mediático”.

“No se explica siquiera someramente cuál es la razón que conduce a concluir que Máximo Kirchner habría formado parte de un acuerdo de voluntades que haría a la supuesta asociación ilícita, ni mucho menos cuál es el criterio valorado a los efectos de asignarle el rol de jefe de esa banda”, sostuvo Beraldi en el escrito que ahora será revisado por la Sala I de la Cámara Federal porteña.

“Todas las operaciones llevadas a cabo por Máximo Kirchner en cumplimiento de los deberes a su cargo fueron “legítimas”, añadieron, en el mismo sentido que la semana pasada lo hizo Cristina de Kirchner.

Por otra parte, Beraldi catalogó el procesamiento de Florencia Kirchner como “un verdadero sinsentido” y que es “una campaña de persecución y hostigamiento que viene padeciendo junto a su familia”.

Bonadio procesó a un total de 21 personas a raíz del pago de alquileres a la empresa “Los Sauces” que integran Florencia Kirchner y sus hijos Máximo y Florencia.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.