Quedó herida y separada de su familia cuando una bomba cayó sobre su casa en el pueblo de Talbiseh. [youtube https://www.youtube.com/watch?v=SYUvCeg2-AQ&w=560&h=315]
Primero estuvo Aylan, el nene de 3 años que apareció ahogado en una playa turca. Luego Omran, el chico de cinco años cubierto de polvo y en estado de shock en el interior de una ambulancia en Alepo. Ahora es el rostro ensangrentado de Aya, una nena de 8 años herida en un bombardeo y que llama con desesperación a “baba”, a su papá, que se convirtió en el último de los símbolos de la atroz guerra siria.

“No tengas miedo”, le dice un voluntario, mientras le cura una herida en la cabeza y le pregunta cómo se llama y dónde se encontraba cuando ocurrió el ataque. “En casa cuando se me cayó el techo encima”, contesta la pequeña. Desolada y asustada, llora y pide por su padre, que se encontraba junto a ella cuando su casa fue alcanzada por un bombardeo.

En el ataque, que ocurrió el lunes en el pueblo de Talbiseh, en una zona controlada por la oposición, murieron al menos dos personas y otras 30 resultaron heridas. Según el canal CNN, la pequeña Aya pudo reencontrarse con sus padres y tres hermanos menores, y ahora la familia busca un lugar para alojarse.[youtube https://www.youtube.com/watch?v=9JWGupkn1gg&w=560&h=315]
Mientras la comunidad internacional sigue mostrándose incapaz de acordar una nueva tregua, al menos 25 civiles -entre ellos 2 nenes- murieron este martes en los bombardeos rusos “más violentos” de los últimos días contra la parte rebelde de la ciudad siria de Alepo (norte), y cinco chicos murieron cuando un misil rebelde cayó sobre una escuela primaria en la ciudad de Deraa, en el sur del país.
Fuente: TN

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.