El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich dijo desde Tokio que la Argentina está “en un camino ascendente de mejora continua” y aseguró que actualmente “no hay coima” en la obra pública, por lo que se ahorra hasta 30% en los proyectos.

“Hoy no hay ningún tipo de retorno ni cometa, ninguna forma de corrupción y hay obras que cuestan un 30% menos. No todo es corrupción, también hubo desidia y derroche en el manejo de los recursos públicos, escandaloso”, dijo el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, quién integra la comitiva oficial del presidente Mauricio Macri en Japón, en diálogo con radio La Red.

Mencionó como ejemplo que el Gobierno anterior “pagaba para bajar un vagón en el puerto u$s 2.000 y nosotros u$s 425 el mismo vagón, el mismo servicio. En cada vagón nos ahorramos u$s 1.500”.