Argentina es muy bien vista en el exterior y quizás la razón se explica en la definición que dio el subdirector gerente del Fondo, David Lipton cuando aseveró que “el Gobierno heredó de una situación muy difícil y lo que hizo para evitar un desastre fue efectivo”. El segundo de Christine Lagarde también dijo que la Argentina “va en el camino correcto”, en diálogo con un grupo de periodistas.

De esta manera, el Fondo Monetario Internacional (FMI) dio un espaldarazo público que se podía leer -aunque no tan enfáticamente- en las publicaciones como el Panorama Económico Mundial o los conceptos vertidos en la revisión del Articulo IV que se llevó a cabo el año pasado. Además Lipton no dejó de resaltar que aprecian “la normalización de la relación con Argentina”.

Lipton vino a la Argentina para participar del Foro Económico Mundial que congregó a más de 1000 ejecutivos de la región y del mundo. El clima que se vivió en dos días en el Hotel Hilton fue de reconocimiento a que “Argentina volvió a la normalidad” no sin desconocer los problemas que heredo y que debe enfrentar.

El elogio a la política económica por parte del FMI se conoce un día después de un paro general justamente reclamando un replanteo a este plan. A pesar de que el pasado el organismo multilateral era más exigente respecto al cumplimiento de un equilibrio en las cuentas públicas, esta visión fue cambiando, especialmente después de la crisis del 2009. Así, se explica que para el funcionario internacional “es clave poner el déficit fiscal bajo control” y rescató que “el gradualismo es una estrategia que nos parece bien”.

El gradualismo también lo explica porque “el país no vivió una hiperinflación, así que no se necesita que la inflación baje fuertemente de un día para el otro. El país está en el camino adecuado y la estrategia general es la correcta”.

El propio presidente Macri es quién más insiste en la necesidad de bajar la inflación y para Lipton esta orientación es correcta al indicar: “Es clave poner en marcha el proceso de desinflación”.

El funcionario destacó que “el funcionamiento del Banco Central es bueno, pero hasta que no baje la inflación en forma importante no habrá un crecimiento económico sólido”. (Ámbito)