El colectivo #NiUnaMenos, junto a otras 50 organizaciones, convocó para hoy a un paro nacional de mujeres, como protesta contra la violencia de género y para visibilizar la desigualdad. La iniciativa, inédita en el país, surge a partir del crimen de Lucía Pérez, la adolescente de 16 años violada y asesinada en Mar del Plata la semana pasada.

El paro está llamado a realizarse entre las 13 y las 14 de hoy en los ámbitos donde trabajan las mujeres, tanto en empleos como en tareas domésticas. A las 17, habrá concentraciones en distintos puntos del país.

Las organizadoras dijeron a que esperan una fuerte adhesión en la ciudad de Buenos Aires y en todo el país. “La cantidad de gente es incierta. Con la primera marcha de #NiUnaMenos [el 3 de junio del año pasado] esperábamos 20.000 personas y al final fueron 200.000. Nunca se sabe. Lo que sí sabemos es que la convocatoria se está replicando en más de 50 ciudades. Además los medios masivos están cubriendo el tema”, dijo Florencia Abbate, escritora y periodista, referente de #NiUnaMenos en Buenos Aires.

La convocatoria se hizo principalmente a través de las redes sociales. Muchas usuarias cambiaron sus fotos de perfil por un dibujo que alude al tema y dice “Ni una Menos”. También se llamó a las mujeres a que hoy vistan de negro.

El paro es principalmente “para demostrar la importancia de las mujeres en la economía productiva del país” y la movilización es “para visibilizar la desigualdad y la violencia de género”, detallaron las organizadoras. Sobre la participación de hombres en la marcha hubo divergencias.

“¿Qué parte no entendió de que el paro y la movilización es de mujeres? ¿Quieren acompañar? Que se deconstruyan puertas adentro, que replanteen su lugar de privilegio histórico, pero de verdad, en espacios donde no haya cámaras”, dijo Julieta Saulo, activista de género, coordinadora de la agrupación feminista Las Casildas.

Abbate opinó: “El paro es sólo para mujeres, es una forma de mostrar que las cosas, sin nosotras, no funcionan. Pero si los hombres quieren venir a acompañar a la marcha está bien. Muchos están preocupados y no es hipocresía”.

Ayer, se conoció un nuevo episodio de violencia de género. Esta vez en el ámbito deportivo. Un jugador del ascenso agredió a una jueza de línea, tras un partido de fútbol. (La Nación)