Una compleja situación se produjo anoche en la terminal de ómnibus local cuando pasajeros de un micro que viajaba a La Plata decidieron bajarse del coche cuando notaron que estaba Pablo Cuchán, el hombre acusado de matar a Luciana Moretti.

Al notar la presencia del supuesto autor de la masacre, varias personas comenzaron a protestar y se bajaron del colectivo. En tanto, otros decidieron viajar bajo protesta.

Se trata de otra demostración de repudio que genera la presencia del acusado de uno de los hechos policiales más aberrantes de los últimos tiempos.