Argentina es el sexto país con más solicitudes en el mundo. Un recorrido por cada una de las instancias

Para visitar los Estados Unidos es necesario agregar a las cuestiones obvias de un viaje, como pasajes, reservas de hotel y hacer las valijas, un trámite del que sólo están exentos 38 países en el mundo y apenas uno en Latinoamérica (Chile): la visa.

Alrededor de este trámite y sus dificultades se han creado mitos y leyendas, en especial luego de la asunción de Donald Trump y de los supuestos en torno a su política migratoria. Pero tras cuatro meses con el magnate en la Casa Blanca, por el momento las especulaciones caen a la hora de ser contrastadas con los números.

“El 98% de las visas a argentinos para entrar a los Estados Unidos son aprobadas”, aseguró a Infobae el cónsul general norteamericano Brendan O´Brien, mientras que su segundo, Christopher Kjelland, agregó: “El año pasado viajaron 791 mil argentinos y este año ese número va en aumento”.

Un dato que había alarmado a algunos a comienzos de este año fue que, a una semana de asumir en el cargo, el presidente Trump firmó una orden ejecutiva para aumentar la seguridad del proceso de otorgamiento de visas.

“Estamos actualmente en un proceso de revisión mundial”, confirmaron en ese sentido los cónsules, que consideraron lógica la decisión de la nueva gestión y llevaron tranquilidad al comentar que esto no afectaría a las entregas en el país.

“Hoy Argentina es el sexto país que más visas entrega a nivel mundial, 1.500 por día, y durante lo que llamamos el ‘Súper Noviembre’ ese número se duplica y pone al país en el número uno”, destacaron los funcionarios, que pusieron a Miami y Orlando como las dos ciudades más visitadas, seguidas de Nueva York.

¿Cómo obtener una visa para viajar a los Estados Unidos?
Lo primero que habrá que especificar en la web de la Embajada (ar.usembassy.gov) es qué tipo de viaje se va a hacer: ¿turismo? ¿trabajo? ¿estudio? Eso definirá qué visa se necesita. La más requerida por los argentinos (90% de las solicitudes) es la de “Negocios y Turismo” (B1/B2).

En caso de solicitar este tipo de visa se deberá completar en la página una “Solicitud electrónica de visa de no inmigrante” y una vez hecho esto imprimir la hoja de confirmación DS-160 (Código de Barras), una por cada solicitante.

Luego ingresando al “Servicio de Información de Visas”, siempre en la web de la Embajada, se deberá crear un usuario (con correo electrónico y clave), elegir la categoría de visa que se necesita tramitar, seleccionar la sucursal de DHL (correo) para el envío del pasaporte, abonar el arancel de visado (160 dólares para visa de “Negocios y Turismo”) y programar una cita.

Novedad: a partir del 11 de abril de 2017 existe la posibilidad de programar para el mismo día las dos citas necesarias que requiere el trámite de visado. A la fecha hay una demora de 40 días para obtener turno, y la entrega del pasaporte visado tarda una semana.

El Centro de Atención al Solicitante (CAS)
Está ubicado en avenida Santa Fe 4569, Palermo. Hay que ser puntual y no tiene sentido llegar más temprano, ya que el ingreso es según el horario del turno.

Se debe llevar el pasaporte y el formulario de confirmación del DS-160. Primero se hace fila donde empleados del CAS chequearán que el formulario de confirmación esté correcto y luego se pasará a una sala de espera para sacarse las fotos que aparecerán en el visado y se tomarán huellas dactilares.

La cita en la Embajada
Todo está preparado para que en 45 minutos la persona entre a la embajada, obtenga su visa y -si cumple con los plazos de renovación estipulados por el consulado norteamericano- no tenga que volver a pisarla nunca más. Un trámite de una vez en la vida.

La Embajada está ubicada en calle Colombia 4300, en Palermo, justo detrás de la Rural. El primer lugar al que se accede, luego de aguardar unos minutos en la puerta, es un patio exterior, donde se toman las huellas dactilares de los solicitantes.

Una vez completada la instancia de toma de huellas, se accederá al interior del edificio, donde se formará fila y se esperará a que los empleados de la Embajada llamen a los solicitantes.

Son 17 boxes frente a los cuales se realizan las entrevistas y es quizás la instancia en la que más puede llegar a tardarse. En caso de tratarse de un grupo familiar, podrán pasar todos juntos.

-¿Tiene parientes viviendo en los Estados Unidos?

-No, ninguno.

-¿De qué trabaja?

-Tengo una empresa.

-¿Y su empresa está inscripta en AFIP?

-Sí, claro.

La charla rápida, cordial, en español, la mantienen una solicitante y la funcionaria de la embajada que del otro lado del vidrio y a través de un micrófono hace las preguntas de rigor.

“Hay que ser lo más sincero posible”, le comenta a Infobae la encargada de hacer la entrevista, y admite que mucha gente se pone nerviosa en el uno a uno, tras el que se le dará a conocer a la persona si la visa fue aprobada.

En cuanto a esa instancia aconseja que si bien no es obligatorio “puede ser una buena idea” llevar recibos de sueldo o títulos de propiedad que avalen lo que uno cuenta, además de ser honesto sobre las razones del viaje.

Admitir si uno tiene parientes viviendo en los Estados Unidos, especialmente si son cercanos, se vuelve otro dato fundamental. “Si es un padre, un hermano, es necesario decirlo y traer además algún comprobante que dé cuenta de la situación en la que esa persona se encuentra viviendo en Norteamérica”, remarca.

Luego de la entrevista y de la confirmación de que la visa fue aprobada, el pasaporte visado tardará aproximadamente una semana en llegar por correo.

Entre las recomendaciones de los empleados están el no comprar los pasajes antes de la entrevista en la Embajada, y comenzar el trámite con al menos dos meses de anticipación. El consejo tiene en cuenta los 40 días de demora de los turnos y la semana que se debe esperar por el pasaporte.