Perdió 2 a 1 con patronato, con goles de Vargas y Márquez. Driussi había puesto la ventaja para parcial.

River enfrentaba a Patronato para seguir prendido arriba y cortar una insólita racha negativa contra los de Paraná como visitante: se había ido derrotado en sus dos incursiones. En la B Nacional, el conjunto millonario se fue con las manos vacías de la cancha de Colón (1-0 en contra), al igual que en el torneo Transición de 2016 (2-1 para el local, en Entre Ríos).

En este contexto, el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo se floreaba y ganaba desde los seis minutos, pero Patronato se lo dio vuelta en el segundo tiempo y cayó 2 a 1. El millonario mostró su peor cara en el complemento y lo pagó caro: perdió el invicto y quedó con 11 tantos, a cinco del puntero Estudiantes. El local, por su parte, consiguió su primer triunfo y suma 4 puntos en el torneo.

Sebastián Driussi avisó apenas comenzado el encuentro y concretó en la segunda que se le presentó. La primera fue tras una pared con Alario, en la que quedó mano a mano con Bértoli y ganó el arquero.

Pero dos minutos después, a los seis, no perdonó. Encaró en medio de varios defensores de Patronato, llegó a posición de mano a mano -de nuevo- con Bértoli, pero esta vez eligió precisión sobre fuerza: abrió el pie derecho y definió suave a la salida del uno.

A los 21 Andrade mostró todo su potencial con un lujo para sacarse a varios rivales de encima. Después le pegó de zurda y la pelota se fue cerca. Esa fue una muestra de que River fue ampliamente superior en los primeros 45′, tanto física como técnicamente dominó a su rival, le sacó la pelota presionándolo, fue rápido en los ataques y generó las mejores situaciones.

Pero en el complemento Patronato mostró una mejor versión de sí mismo. El Patrón mejoró en todas las líneas, peleó de igual a igual a un equipo superior y llevó peligro al arco rival. Tanto así que a los diez minutos logró el empate parcial a través de Gabriel Vargas.

Los locales no se conformaron. Después de aguantar el embate de los de Gallardo (que dominaron los siguientes minutos sin claridad), en los últimos diez convirtieron a Batalla en figura, y a pesar de ésto, terminaron llevándose el encuentro.

A los 41′, el arquero de los de Núñez le ahogó el grito de gol a Telechea al ganarle un mano a mano. De ese córner, Nacho Fernández la sacó sobre la línea. Un minuto después, Batalla volvió a tener una tremenda reacción tras un disparo largo de los entrerrianos. En el rebote se jugó la vida y volvió a quedarse con la pelota.

Sobre la hora se le fue el partido a los visitantes. Comas enganchó entre dos defensores de River y metió el centro preciso para que Lucas Márquez desvíe la pelota con la cabeza y estampe el resultado definitivo.

El final fue caliente: D’Alessandro se la agarró con Bértoli y amonestaron al arquero. En tanto, Denis Rodríguez vio la roja directa cuando el árbitro Vigliano recibió instrucciones de uno de los asistentes.(Clarín)