Sergio Agüero, uno de los jugadores más cuestionados de la Selección, apuntó contra la crítica y el hincha argentino. “La gente lo primero que dice es que sos un pechofrío. Es lo único que les sale”, lanzó

Sergio Agüero tomó la palabra e hizo ruido. El delantero argentino apuntó contra las críticas que recibe por su bajo nivel en el equipo nacional, principalmente en las definiciones, presumió de su ubicación en el cuarto puesto de la tabla de máximos goleadores y consideró que, cuando muchos de los jugadores de la generación actual se vayan, los van a extrañar.

Las 15 frases más destacadas de Agüero en Olé:
• Uno quiere dar siempre lo mejor. Y más en la Selección. Pero sí, lo que se habla molesta y duele, pero no puedo hacer nada contra eso. Jamás confrontaría porque no soy así.

• Lo hablo con mis amigos: la gente acá es fanática, pero no es tan hincha de la Selección, sino de su cuadro. Entonces si yo soy de River y voy a la cancha a ver a la Selección, a los de River que jueguen, bien o mal, los voy a bancar… Eso pasa con todos los clubes, y sucede en otros países como en Chile o Colombia.

• Mirá Alemania: estuvo un montón de tiempo sin llegar a una final, siempre terminaba en cuartos o semifinales, y es mínimo respecto de cómo nos trataron a nosotros acá. Allá no sienten presión de nada, juegan libremente y, de tantas veces que intentaron llegar a una meta, fueron campeones.

• Yo siento que acá estamos en algo parecido, justo en ese proceso. Llegamos a una final, y a otra… Con esta camada se va escalando un poco más. El argentino quiere ganar, obviamente, y ahora estamos pensando en clasificar. Intentaremos hacerlo de la mejor manera. Nos quedan pocos años de Selección, están por venir otros futbolistas. Van saliendo más jugadores que están mejor, que son más jóvenes y te van ganando en la posición. El día de mañana reflexionaremos: “Mirá vos, estuvimos ahí”. Pero mientras uno diga, “lo intenté”, no podemos reprocharnos nada.

• Yo siempre tendré la espina del Mundial de Brasil, porque era un Mundial… En ese momento no estaba bien, venía de cuatro lesiones en el año y, al final, me terminé lesionando en el tercer partido. Claro que estuve contento porque se llegó a la final, pero no fue lo que uno quería como jugador: yo anhelaba demostrar, y más en un Mundial. Siempre digo que estoy en deuda por eso.

• (Sobre la renuncia de Messi tras la final de la Copa América del Centenario) Me acuerdo de esa noche. Yo había visto muy mal a Leo en el vestuario, y luego había manifestado que muchos iban a pensar en querer venir… Justo Messi dijo lo que dijo. No me imaginé que iba a ser él quien lo expusiera. Obviamente tal vez yo lo expresé de una manera mejor, y Leo se dejó llevar por el pensamiento. Luego uno en frío repasa y dice: “Qué boludo, ¿qué dije?”.

• (Cuando se pide la rotación de algunos nombres en la Selección) Uno piensa: “¿Por qué quieren eso?”. Sin hacer lo que quiere la gente estuvimos en tres finales… ¿Y quieren rotaciones? Vamos a ser realistas: si hubiéramos ganado una o dos finales hoy no se estaría cuestionando nada. Y como no se logró, se piensa en rotar…

• Nosotros hicimos todo lo mejor que pudimos y llegamos a tres finales, pero la gente quiere ver que levantemos algo. Pero uno piensa: desde el año 1993 hasta hoy pasaron millones de jugadores top de nivel Mundial de Selección, y no llegaron a la final. Pasaron muchísimos, y no sé si llegaron a semifinales… No muchos pudieron llegar a tres finales seguidas. Pero a veces uno no sabe por qué, pero la presión está, y la sentimos más que nada en las últimas dos finales de Copa América.

• (Sobre las presiones por ganar) Sentís que tenés que hacer todo bien porque es una final, y eso te lleva a realizar otra cosa. Veníamos jugando de una manera tan buena, y en las finales se jugó a otra cosa, diferente a lo que veníamos jugando. Pienso que nos pasa eso de que creés que tenés que hacer todo bien porque hay que ganar, y eso nos lleva a hacer todo lo peor…

Jugadores de Argentina se lamentan luego de perder ante Chile en la final de la Copa América Centenario hoy, domingo 26 de junio de 2016, en el estadio MetLife de East Rutherford, Nueva Jersey (EE.UU.). (EFE)
Jugadores de Argentina se lamentan luego de perder ante Chile en la final de la Copa América Centenario hoy, domingo 26 de junio de 2016, en el estadio MetLife de East Rutherford, Nueva Jersey (EE.UU.). (EFE)

• Es jodido, porque uno trata de no pensar, pero lo hace… No pensás hasta que llegás a la cancha. Ahí empezás a ver la imagen de la gente, y comenzás a caer: “Es una final, tenés que hacer lo mejor…” Es una cagada, porque además justo las tres finales no hicimos un gol. Pero obviamente ¿quiénes son los que más la ligan? Los que juegan. Y nadie pudo hacer un gol. Hay cuatro o cinco delanteros en cada competición. Y ninguno pudo convertir. Nadie.

• (Sobre el estigma de Higuaín en las finales) Fueron momentos clave, porque si hubiéramos ganado no se hablaría de eso. Pero justo otra vez le tocó a él en Estados Unidos y, la verdad, la gente de esas cosas no se olvida. Y va a estar siempre con eso, y con eso, y con eso… También van a decir que el otro no pudo, y el otro tampoco… Pero somos así, exigentes. Yo voy a ver a Independiente y la gente quiere ganar…

• (Sobre las cargadas de la gente) ¿No saben que queremos hacer lo mejor? No se entiende. Y yo, por mi parte, no puedo ponerme a contestarle a uno por uno de los hinchas diciéndoles que no tienen razón, porque la gente lo primero que dice es que sos un cagón o un pechofrío. Es lo único que les sale, porque el argentino es así, y quiere ganar.

• Eso molesta. Pero la mejor manera de revertirlo es ganando. Por eso estamos acá, por eso el Patón Bauza sigue creyendo en este grupo y nosotros, por nuestra parte, tenemos la ilusión de que podemos llegar a lograr algo en la Selección Argentina. Aunque a mí me digan que soy un perro, o que soy horrible, nadie me va a quitar la ilusión de querer ganar algo.

• (Sobre si con el tiempo se los va a valorar más) Yo creo que sí, que cuando pasen años de que no estemos la gente va a recordar los momentos que vivió. Pero la realidad pasa por el hoy, y te dice: “Cambialo”. Otros piden lo contrario. Pero cuando la mayoría no venga más, se la va a recordar, como nosotros también nos acordamos de jugadores que pasaron por acá como Zanetti, o Crespo, o Saviola, o Tevez… Cuando no estemos más se va a notar, nos van a extrañar en la Selección.

• Yo hago partidos buenos y malos, pero también tengo el sueño de que las cosas nos van a salir bien, al equipo y a mí. Imaginate que no estando de la mejor manera estoy cuarto en la tabla histórica de goleadores… (ndr: acumula 34 tantos y se ubica cuarto, detrás de los 56 de Lionel Messi, los 54 de Gabriel Batistuta y los 35 de Hernán Crespo). Uno siempre quiere más. Por ahora tengo tiempo, y seguiré haciendo lo mejor, convirtiendo goles o no. Argentina exige mucho, y obvio que lo entiendo. Y todos queremos hacer las cosas bien. (Infobae)