Una guardia del Penal N° 1 de Viedma impidió durante el fin de semana pasado que un preso pueda fugarse del establecimiento carcelario dentro de un pequeño coche para transportar bebés.

El interno es ampliamente conocido por resonantes hechos como el violento robo en esta ciudad a un anciano, y una posterior huida de la que fue recapturado en inmediaciones de la ciudad bonaerense de Miramar.

El incidente del fin de semana fue confirmado a “Río Negro” por el director general del Servicio Penitenciario, Hugo Cecchini.

El intento se produjo el sábado en el marco de las visitas de familiares que se producen habitualmente al sector de condenados.

Una pareja había arribado al Penal alrededor de las 11.40 de ese día, y a las 14.35 deciden abandonar las instalaciones.

A la hora de retirarse, el hombre y la mujer, lo hicieron de manera sospechosa por lo que al ser consultados por el personal de guardia se pusieron nerviosos, según pudo saber este medio.

En coincidencia con la vigilancia y ante la inclemencia del tiempo con fuerte lluvia, el bebé que llevaban en brazos comienza a llorar. Y mientras eran custodiados por el personal, una de las ruedas del carrito se trabó sobre el piso de tierra del penal. Allí, pudo verificarse que en el interior intentaba su fuga el interno identificado como Lucas Ezequiel Giménez Pazos.

Sin mediar palabra se detuvo al interno y a ambas personas, y paralelamente, los custodios detectaron que el carro de bebé había sido preparado en forma especial para facilitar la fuga del interno.

Por ese motivo, se inició una causa judicial con intervención del Juzgado de Instrucción que preside Carlos Mussi. (Diario Río Negro)

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.