El hecho se registró el 12 de octubre pasado en la esquina de Moreno y Güemes. Las imágenes son elocuentes. Algo más: no hubo heridos.