La inflación es del 9% en dólares en lo que va del año y el consumidor percibe un dólar barato. Los destinos más elegidos

Cada vez que sale el informe de turismo del Indec, una tendencia se reafirma: hay más argentinos que viajan al exterior. Las últimas cifras se conocieron esta semana y corresponden a febrero, pero no son un resultado aislado sino que se sostienen en el tiempo.

Los viajes de residentes al exterior aumentaron un 11,4% en el segundo mes del año y un total de 353.600 personas salieron del país por el aeropuerto Internacional de Ezeiza y el Aeroparque Jorge Newbery, según reveló la Encuesta de Turismo Internacional (ETI) del organismo. El último verano ya había cerrado con cifras récord de salida y los gastos con tarjetas de crédito en el exterior crecieron en sintonía.

Pero estas salidas no son sólo para relajarse en las playas de Brasil o Miami, o recorrer Santiago de Chile. La mayoría de los argentinos llegan a esos destinos con un objetivo en mente: ir de compras. Este fin de semana largo por Semana Santa, las ciudades de Santiago, San Pablo y Asunción (Paraguay) fueron los destinos más elegidos en el exterior para comprar ropa, electrodomésticos, electrónica y hasta perfumes.

Que el consumo de los argentinos se escape por las fronteras tiene un correlato en la economía. Más allá de la discusión que se esgrime entre los economistas sobre si hay o no atraso cambiario, la realidad es que los consumidores perciben que el dólar está barato en pesos.

El dólar para la venta en el circuito minorista cerró a $16,13 a fines de 2016, y hoy se ubica en 15,52 pesos. La suba de tasas que el Banco Central (BCRA) confirmó ayer para contener la inflación sólo hace pensar que el tipo de cambio en el futuro no va a subir, y que este “dólar barato” se mantendrá en los próximos meses.

Hay otro dato de la economía que explica el “éxodo” de turistas argentinos al exterior a la hora de tomarse un descanso e irse de compras, y que se hace aún más evidente en los fines de semana largo en las fronteras con los países limítrofes. Al cruzar la evolución del tipo de cambio con la inflación acumulada del 6,3% de enero a marzo, la inflación en dólares cerró por encima al 9% en lo que va del año.

Los viajes de dos o tres días para hacer compras en Chile o los argentinos que se cruzan a Brasil o a Paraguay para comprar nafta son las fotos que confirman la película. El consumo de los argentinos que hoy pueden viajar al exterior se va hacia productos y servicios más baratos en otros países, aunque eso implique un pago al contado ese mismo mes o el próximo según el cierre de la tarjeta de crédito. Y esas importaciones hormiga impactan en las ventas de comercios locales.

El alto costo argentino a la hora de elegir un destino local se suma a la lista de razones, cuando también hay otra ventaja para seguir viajando al exterior que se mantuvo más allá de la temprana alerta de que podían desaparecer por el (fracasado) programa Precios Transparentes: las cuotas sin interés que mantuvieron los bancos para los pasajes.

info