Un bebé de 22 meses permanecía internado este martes en “estado delicado” en el Hospital Penna tras haber sufrido un abuso sexual en Monte Hermoso.

Thiago fue llevado al nosocomio del balneario y en un primer momento se creyó que era hepatitis pero luego se detectó que estaba afectado por una bacteria, cuyo origen sería el ataque.

El padre de la criatura, de nombre Pablo, un prefecto que trabaja en San Isidro, viajó a Bahía Blanca cuando se enteró lo que ocurría con el pequeño.

Hay que darle mucha fuerza al nene porque lo que importa es su salud y no lo que la gente hable”, expresó el hombre, que sospecha del círculo íntimo del menor.