Rebecca Cannon pensó en proteger a su hija del sol poniéndole un protector solar para niños pero el resultado final fue el peor.

5

6

7

8

9

La mujer siguió todas las instrucciones del dorso del protector solar que compró, que informaba que el producto era seguro para bebes de seis meses en adelante y que, para aplicarlo en la cara, el bloqueador debía ser esparcido en las manos antes.

Sin embargo, su hija de catorce meses, Kyla, sufrió quemaduras en medio de su rostro.

“Inmediatamente la llevamos al médico y descubrió que tiene quemaduras de segundo grado”, explicó.

Cannon contó que Kyla ni siquiera estaba expuesta al sol y aun así sufrió las quemaduras.

Afortunadamente, las quemaduras de Kyla se están curando y “cada día está mejor”, dijo.